Somos la porción del pueblo de Dios ubicado en el departamento de Oruro (Bolivia, Sur América), que por designio de Dios ha sido encomendada al cuidado del Obispo, y éste con la cooperación de su presbiterio, la preside, la guía, la pastorea, la santifica y la congrega.

Este pueblo de Dios compuesto por todos los bautizados y personas de buena voluntad, es convocado, reunido y alimentado por la Palabra de Dios y la Eucaristía, y de una manera especial, santificado por el Espíritu Santo.

Es así este pueblo de Dios, Iglesia particular, presencia visible de la Iglesia Universal en comunión con el Obispo de Roma y las demás Iglesias particulares.

Somos el espacio vital, real y social donde se da la experiencia del encuentro con Jesucristo vivo, donde se descubre y se madura la vocación a la santidad, además se experimenta la riqueza y la gracia de ser discípulo-misionero que lleva a todos la Palabra de Dios con alegría.

Somos una Iglesia COMUNIÓN, PARTICIPACIÓN y MISIÓN, en proceso continuo de renovación para ser una Iglesia viva y dinámica que sea “luz del mundo y sal de la tierra”.